jueves, 18 de abril de 2013

Conversación en La Catedral, Mario Vargas Llosa

Hoy me gustaría hablaros de un autor que, aunque clásico, es un genio: Mario Vargas Llosa, autor peruano que ganó el Premio Nobel de la literatura en el 2010. Conversación en La Catedral es la tercera obra escrita por este autor, en el año 1969 y está considerada como una de las mejores novelas del siglo XX.

"Zavalita y el zambo Ambrosio conversan en La Catedral. Estamos en Perú, durante el <<ochenio>> dictatorial del general Manuel A. Odría. Unas cuantas cervezas y un río de palabras en libertad para responder a la palabra amordazada por la dictadura.
Los personajes, las historias que estos cuentan, los fragmentos que van encajando, conforman la descripción minuciosa de un envilecimiento colectivo, el repaso de todos los caminos que hacen desembocar a un pueblo entero en la frustración".

Esta es la sinopsis que da la editorial que lo publica, Punto de lectura. La Catedral es un bar de pobres al que llaman así por sus altos techos y es donde transcurre toda la acción de esta obra maestra. Santiago Zavala, periodista que proviene de una familia de clase medio alta, y Ambrosio, que anteriormente había sido chófer del padre de Santiago y con el cual tenía una relación muy especial, mantienen un diálogo que dura 4 horas, aproximadamente.



Santiago Zavala comienza la novela planteándose una pregunta muy concreta: "¿En qué momento se había jodido el Perú?" Zavalita se cuestiona este suceso desde el pesimismo que le envuelve dentro de la realidad peruana, a la que juzga con criterios morales. 

Por otro lado, aunque al general Odría se le menciona constantemente, no forma parte de la trama, se utiliza más bien para contextualizar la acción dentro de la novela y sirve como hilo conductor para desarrollarla. Vargas Llosa retrata la sociedad de esta época desde diferentes perspectivas que encarnan los propios protagonistas y, con ellas, llega a trazar discusiones muy inteligentes sobre la corrupción política y la impotencia de la ciudadanía frente a esto. 

Ahora mi opinión: cuando leí Conversación en La Catedral, al principio sobre todo, me costó mucho adentrarme en la obra porque me pareció muy densa, pero a la que empecé a pasar páginas me fui quedando cada vez más hipnotizada. Creo que es una de las mejores novelas que he leído y agradezco que fuera lectura obligatoria en la universidad. 

Si os gustan los clásicos no dudéis en leerla, os aseguro que os encantará. ¿Alguien la ha leído? ¿Qué opináis?

Puntuación:







2 comentarios :