martes, 19 de marzo de 2013

La mecánica del corazón




Mathias Malzieu nos cuenta la historia de Jack, hijo de una prostituta que nace con una rara afección al corazón. Madeleine, comadrona en el parto de Jack y que se hará cargo de su crianza, intenta salvarlo de una manera muy peculiar: reemplaza su corazón por un reloj de madera, un corazón artificial del que dependerá su vida. 

Evidentemente, este hecho no deja a Jack vivir como otros niños de su edad, ya que debe seguir unas reglas para sobrevivir: NO TOQUES LAS AGUJAS; DOMINA TU CÓLERA; NO TE ENAMORES NUNCA.

Sin embargo, todos sabemos que la curiosidad mató al gato y Jack no puede evitar incumplir estas tres reglas. Pasados unos años, Madeleine, ante la insistencia del pequeño Jack, decide llevarlo a la ciudad. Allí conocerá a Miss Acacia, una pequeña bailarina con problemas de vista de la cual queda totalmente prendado. 

A partir de este momento, Jack decidirá seguirla allá donde ella vaya y correrá una serie de aventuras que le llevarán hasta la Andalucia del siglo XIX.

Se trata de una lectura rápida y que, desde el primer instante, te deja con las ganas de leer más y más. Por otro lado, el narrador habla en primera persona y, de esta manera, uno no puede evitar sentirse en consonancia con el protagonista, se crea una empatía que te permite entenderle, sufrir y disfrutar lo que él vive y siente.

Tan solo me queda deciros que, si os gustan las historias de amor llenas de ternura, gracia y aventura, este es vuestro libro, ya nos explicaréis. 



Puntuación:



                                               

2 comentarios :

  1. Me lei este libro hace años con mucha emoción e ilusión.... y me dejo bastante indiferente -.- .... lo que hoy recuerdo de este libro es que a penas entendi algo xD ( hay cosas que si... pero era muy raro, sobre todo el final )

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Niky! La verdad es que sí que es un libro bastante raro, eh. EL final no lo voy a explicar, pero yo simplemente creo que... lo que le pasa es porque le tiene que pasar jaja, dejémoslo así. ¡Muchas gracias por tu comentario! Esperamos verte por aquí más a menudo. Un abrazo

    ResponderEliminar